Los precios de los alquileres de coches varían sensiblemente de unas ciudades a otras y también según el país en el que alquilemos o por el cual tengamos pensado circular. Evidentemente, las diferencias de precio también tienen en cuenta el tipo de vehículo, los extras, como sillitas para bebés o navegadores GPS, por ejemplo, y también la empresa en la que efectuemos el alquiler.

En la actualidad existe una variada oferta de portales «comparadores» de precios a través de los que podemos encontrar los mejores precios del mercado según nuestras necesidades. Pero antes de contratar hay que tener una serie de precauciones para evitar que «lo barato al final nos salga más caro».

Para empezar, tenemos que tener en cuenta el tipo de vehículo que más nos interesa. Todos son berlinas medias de cinco plazas (excepto el Volkswagen Golf, que según la web está homologado para cuatro ocupantes). Pero en función del uso que vamos a darle al coche nos puede interesar la «representatividad» o categoría que nos dan unos y otros. Si lo queremos como coche «de empresa» puede que nos interese pagar algo más por llevarnos un Volksvagen en vez de optar por el Fiat.

Otras diferencias puede que no sean tales a la hora de computar los posibles «pagos no programados» en el precio base. Por ejemplo, hay que tener en cuenta la cobertura del seguro que está incluida en la oferta. En algunas ocasiones es preferible optar por un seguro con mayor cobertura que limitarnos a tener la cobertura «a terceros».

 

Join This Conversation